martes, 27 de octubre de 2015

EL SOL: DADOR DE VIDA Y ALIMENTOS


En esta Tierra de Gracia, amaneceres y atardeceres son de belleza divina indescriptible. Especialmente cuando contemplamos a nuestro Astro Rey, dador de toda energía, alimento y vida. El produce el movimiento de las mareas en los océanos, el flujo de los ríos, las corrientes de los vientos, la bendita lluvia esperada en los cultivos, el granizo y la nieve en nuestras cumbres andinas. Sentimos, palpamos, olemos, saboreamos y creemos en todo lo que la naturaleza nos da como paisajes. Y todo este movimiento, desde el surgimiento del poderoso océano hasta el movimiento sutil que se refiere a nuestro pensamiento, tiene más que una causa común. Toda esta energía emana de un solo centro, una sola fuente: El Sol. 


Lo que consideramos como alimento es solo luz solar procesada. Las plantas, con su fotosíntesis, combinan los átomos de carbono, el hidrógeno y el oxígeno y los unen a través de la Luz Solar, formando una estructura básica C-H-O (Lípida) que es la grasa que consumimos a través de los alimentos y que al quemarla, nos permite obtener energía. Realmente, la energía surge de la liberación de los fotones de la luz existente entre los enlaces químicos y es la fuente que produce el calor. Es la fuente de lo que denominamos "Calorías": Fotones de luz almacenados. ¡¡Consumimos LUZ DEL SOL para generar energía¡¡
 Con Planes Integrales de Desarrollo Endógeno 
Sostenibles y Sustentables

Para el año 2030, nuestra población nacional estará alcanzando una población alrededor de los 36.7 a 37. 1 Millones de Habitantes. Para garantizar la alimentación de toda esta población, el motor agrícola se activará en los segmentos vegetal, animal y forestal. 



 En el primer segmento, se incrementará en un 36% la productividad de los rubros de ciclo corto, mediano y largo. En el segmento cárnico, todas las especies animales serán repotenciadas en un 27% especialmente para incrementar la disponibilidad de proteínas y subproductos lácteos. Desde este segmentos las excretas y lixiviados serán aprovechados en un 72% para potenciar la agricultura natural no contaminante con la producción de insumos orgánicos de primer orden. Y el mantenimiento del segmento Forestal, permitirá la protección de las cuencas hídricas altas y las especies endémicas y la recuperación de tierras para mantener bosques, selvas y biodiversidad. 
 

Con agua, tierras fértiles bien estructuradas y biodiversidad, los miles de billones de microorganismos responsables del edafón podrán continuar el mantenimiento de la biosfera del planeta. En consecuencia,las naciones tendrán garantizada su existencia para estas y las futuras generaciones. Nuestra responsabilidad como habitantes conscientes y pasajeros, es aportar nuestro trabajo voluntario para la preservación de la vida del planeta por muy insignificante que parezca y con ello la salvación de la especie humana.